La importancia del horneado en porcelana

Uno de los aspectos fundamentales de la pintura en porcelana es el proceso de horneado.

La porcelana dura o caolínica debe ser cocida en hornos especiales que llegan a alcanzar los 1300 grados. Esta cocción fija los pigmentos a la pieza elegida.



¿Por qué se necesita un horno especial para la porcelana?


Las piezas de porcelana se hornean a una temperatura de entre .... y .... grados por lo que un horno convencional o doméstico no alcanzaría los grados necesarios.


¿Por qué se necesitan varias cocciones?



La pintura en porcelana se desarrolla a partir de una técnica de capas para conseguir en juego de luces, resaltando la transparencia de la porcelana en las zonas claras y la concentración de pigmentos en las zonas oscuras, sin embargo, este efecto no se puede conseguir de golpe (cargando el pincel con mucha pintura para conseguir zonas muy cubiertas) porque corremos el riesgo de que durante el horneado la pieza se resquebraje o se desprenda parte de la pintura; por lo que lo ideal es dar una primera capa al motivo, cocer la pieza para fijar este primer velo de pintura y volver a dar una siguiente capa en las áreas que queramos incrementar la intensidad y así sucesivamente hasta conseguir el resultado esperado.


Cada cocción además, incrementa la resistencia y durabilidad de la pintura en la pieza, lo que hará que resista a innumerables lavados.







12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo